La soya una aliada milenaria de una dieta balanceada

Se cree que la soya fue cultivada por primera vez en el centro de China, unos 7000 años antes de nuestra era. Al igual que las lentejas y los garbanzos, la soya es muy apreciada por su alto contenido de proteínas y la calidad de su aceite.

Mientras en Asia se valora su sabor natural, fuerte y peculiar, en los países occidentales, en cambio, se la suele usar como complemento gastronómico o bien se la mezcla con otros productos, como frutas.

Por sus características, la soya integra la familia de los llamados alimentos de semillas, es decir, extractos líquidos de legumbres (como la soja), frutos secos (como las almendras) o cereales (como la avena), que se caracterizan por ofrecer nutrientes valiosos para el organismo.